Desmontando falsos mitos sobre la comida BARF

Esta semana habéis elegido vosotros el tema del post del cual vamos a hablar. La semana pasada preguntamos por Instagram sobre qué temas os gustaría que abordásemos y el BARF fue uno de los más repetidos 🍖🐟🥦

Como nosotras no somos nutricionistas (y no nos mola nada el intrusionismo) ⛔, hemos decidido aclarar algunos de los mitos que rodean este tipo de dieta 🔎.

Pero antes, vamos a explicar brevemente en qué consiste esta forma de alimentación animal. BARF (o ACBA en español) hace mención a la siglas Biologically Appropriate Raw Food, o lo que es lo mismo, Alimentación Cruda Biológicamente Adaptada. Esta definición ya nos da una pequeña pista de en qué consiste.  Alimentos siempre crudos, tales como huesos carnosos, carnes y pescados, y en menor cantidad, pero esenciales igual, vísceras y vegetales (frutas y verduras).

Cada animal comerá un porcentaje adaptado a su peso y características, y la dieta deberá ser equilibrada y variada. Si os interesa ahondar más sobre este tema podréis encontrar en la tienda el libro de Verónica Vicent, en donde tenéis toda la información necesaria para dar el paso a hacer vosotros mismos los menús diarios en casa🥙. Que estaría genial que todos estudiáramos nutrición animal durante 4 años, pero poco practico, ¿no? 👩🏻‍🏫. Así que eso se lo dejamos a personas como Verónica, que además de su libro te brinda la posibilidad de tener asesoramiento online para empezar con la dieta.

Foto: @sempiterno__

Y ahora hablemos de MITOS, hay tantos que el post sería infinito, por eso hemos escogido cuatro. Así que, empecemos❗

Mito nº1 - "El animal que coma BARF se va a volver agresivo por comer carne cruda"
Posiblemente sea el más extendido... pero lo sentimos mucho por los detractores de la dieta, pero no conocemos ningún perro barfero que se haya desayunado a su familia. Bueno sí, una vez un chihuahua barfero se comió a todas las familias de un edificio, pero claro contar esto esto rompería nuestra negación del mito y tendríamos 0 credibilidad.... 

Mito nº2 - "Los huesos son peligrosos, sobre todo los de pollo, porque se astillan"
Los HUESOS no son peligrosos porque SIEMPRE tienen que darse CRUDOS, serían peligrosos si se dieran cocinados. Además los HC (huesos carnosos) deben estar recubiertos de carne suficiente para que su digestión sea idónea, diciéndolo en términos de porcentajes, se considera HC aquel hueso que está compuesto por un 80% carne y un 20% hueso. Así que ya sabes, huesos carnosos con bien de chicha a su alrededor “pa’l carro” siempre 👍🏻

Repite conmigo: ¡¡HUESOS SIEMPRE CRUDOS!! 🦴💕. Trata de imaginar a los huesos cocinados como una especie de monstruo que daña a tus perros y jamás se los des 👹.

Mito nº3 - "La carne o el pescado que comen los perros barferos están llenos de parásitos y les va a pasar algo terrible por comerla cruda"
No, obviamente no. Tengamos clara una cosa, el estómago de los perros tiene un PH muy ácido, esto quiere decir que es capaz de matar incluso bichillos que a los humanos podrían hacernos muchísimo daño. Su fisiología está perfectamente preparada para que coman alimentos crudos, pero hay que tener en cuenta dos cosas. Una es que el tiempo de congelado es sagrado (lo hacemos con rima para que se os quede). No todas las carnes ni los pescados tienen los mismos tiempos. Tampoco vamos a ponerlos aquí, pero si de verdad estáis interesados en dar BARF tenéis que informaros mucho sobre ello. El otro aspecto importante, es que los alimentos que se compren deben ser aptos para consumo humano, y eso conlleva que detrás de esa carne o de ese pescado, hay un control veterinario y unas medidas higiénicas que determinan que ese animal está sano y es óptimo para ser consumido.

Mito nº4 - "Este tipo de alimentación es carísima"
No, dar BARF no es más caro que lo que puede ser alimentar a un animal con pienso de calidad alta. Quizá al principio parezca que vayas a necesitar empeñar tus bienes para pagar su comida, pero nada más lejos de la realidad💸. También puede que los primeros meses te cueste encontrar ofertas, pero verás que con la práctica te empiezan a salir solas. Os vamos a dar un pequeño truco sobre los precios: si veis carne a 3€/kg (o menos) o si veis HC a 2€/kg (o menos) ¡LOCUROTE, es precio! Otro truco es que te ligues al carnicero/carnicera de tu barrio, pero quizá ese te traiga más problemas 💔.

Por último, recordarte que, si no te ves capacitado para hacerlo tú mismo o simplemente prefieres comprarlo hecho, en la web tienes menús que ya están listos para ser servidos (previo descongelado). Si pinchas aquí te redirigirá al apartado de la tienda donde se encuentran. Y por supuesto, como siempre, no dudéis en preguntarnos cualquier duda, os la resolveremos encantadas.

¡Hasta la semana próxima tres truferos!

💚

                                                                     Foto: @asgard.apbt

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados