always your friens loción oídos y desodorante

Always Your Friend - Limpiador de oídos y desodorante

Precio habitual
Agotado
Precio de oferta
€17,00
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Esta loción de Always Your Friend es un 2 en 1 maravilloso. Actúa, por un lado, como limpiador de oídos para nuestros peludos y, por otro, como desodorante. Podemos usarlo en perros, gatos y conejos.

El 96% de sus ingredientes son naturales y están pensados al detalle para dar lo mejor a nuestros peluditos. Podemos limpiar el canal auditivo y también pulverizarlo en la piel y las patas para acabar con los malos olores producidos por bacterias. ¡Actúa desde el primer uso y es bastante duradera! Gracias a sus ingredientes, combate bacterias y hongos y elimina el polvo y el exceso de cera sin irritar la zona. Además crea una especie de capa protectora para el oído contra posibles amenazas, sobre todo cuando nuestros perros hacen mucha actividad al aire libre. 

Esta loción tiene un pH equilibrado, con propiedades antisépticas gracias a la plata activa, el aceite esencial de menth piperita y el aceite esencial de árbol del té. 

Formato: 100 ml

Ingredientes: agua, citrato de plata, emulsionantes, aceite esencial de mentha piperita, aceite esencial de árbol de té. 

Sin SLS, sin colorantes artificiales, sin parabenos, sin aceites minerales, sin OMG, sin fragancias sintéticas, sin derivados animales, sin detergentes fuertes, sin propilenglicol, sin sal u otros aditivos espesantes. Sin gluten, sin crueldad animal, sin alcohol.

¿Cómo lo aplicamos?

Para los oídos, lo agitaremos bien y lo rociaremos en un disco de algodón o gasa. Masajeamos suavemente el exterior del canal auditivo y así limpiaremos la cera y suiedad visible. Para efecto protector, lo ideal sería usarlo una vez a la semana. 

Para utilizarlo como desodorante, lo agitaremos antes de usar y le daremos un par de toques de la loción en la zona que queramos. Cepillamos después para esparcir de forma uniforme. El efecto del desodorante puede durar hasta una semana. 

Hay que tener cuidado con los ojitos y la nariz. Si echamos sin querer en esta zona, habría que lavar con abundante agua.